LA IMPORTANCIA DE LA PODOLOGÍA EN PERSONAS MAYORES

ATENCIÓN SOCIOSANITARIA

A medida que vamos cumpliendo años, nuestro cuerpo comienza a envejecer. No solo sucede con los órganos, el cerebro o la piel. También sucede en las piernas. Por eso la podología es tan importante para los adultos mayores: ayuda a aliviar los pies que han soportado tanto peso durante años, y previene condiciones como la hiperqueratosis (durezas o rigidez) y las onicopatías (uñas de los pies).

Cabe señalar que cuanto más vive una persona, más enfermedades ocurren, esto es normal. Nuestros pies soportan nuestro peso corporal y nos mantienen caminando durante toda nuestra vida. Es bastante frecuentes que las personas mayores puedan sufrir tobillos hinchados, durezas, juanetes, dedo en martillo, sabañones… 

La podología es la rama de la medicina que se enfoca en la fisiología y enfermedades de los pies. Una pregunta muy común es si los podólogos y las enfermeras son lo mismo. La pregunta se contesta por si misma. No son lo mismo, y esta respuesta radica en el propio ejercicio de los podólogos, sus actuaciones van más allá de la cura de callos. Los podólogos se encargan de todo lo relacionado con los pies, por lo que sería un error reducirlos a esas prácticas. De hecho, los podólogos pueden incluso diagnosticar y operar. En resumen, este último también realiza un ejercicio médico del pie, y no solo curas.

¿Por qué es importante la podología para los adultos mayores?

Para estar saludable, se debe prestar atención a cada parte del cuerpo, tanto física como mental, de acuerdo con el estilo de vida y la enfermedad de cada persona. La edad también es un factor determinante en estas decisiones. Por eso es importante cuidar tus pies. Cada paso que damos, es un desgaste, lo que puede provocar artrosis, uñas anormales o deformadas, hiperqueratosis (callos).

Muchas veces desconocemos las funciones y posibilidades de la podoterapia y la podología. Por eso es importante saber cuándo acudir al podólogo.

Por lo general, si no estamos enfermos, no solemos ir al médico. Pero la podología debería ser una de las excepciones. No tiene que esperar hasta perder su calidad de vida para obtener asesoramiento. Cuando se produce dolor en los pies de los ancianos, es difícil deshacerse de él. Por eso, es importante prevenirlo con sesiones y un buen estilo de vida. Si se ha producido dolor, debe tratarse lo antes posible. Cuanto antes se haga esto, es más probable que se elimine por completo. Pero si los síntomas ya han aparecido, se debe prestar atención al tratamiento para restaurar la salud de los ancianos. Si en la piel  aparecen ciertas lesiones, se debe acudir a un podólogo. No se recomienda hacer esto en casa porque pueden lastimarse. Las lesiones más comunes en los pies de los adultos mayores son los pies diabéticos, las uñas encarnadas y engrosadas, los hongos en la piel (queratosis), las callosidades (por el tipo de calzado, las lesiones u otros factores) o la zona de máxima presión. 

Las y los profesionales de atención sociosanitaria que forman parte de equipo Cuidamos Mundi, tienen los conocimientos y la experiencia en el cuidado de personas mayores, con o sin patologías. En su trabajo diario en la atención de personas dependientes, realizan un trabajo de prevención ante posibles problemas en los pies que puedan sufrir las personas mayores a su cuidado. Estas tareas son las siguientes:

  • Comprobar que los pies no sufren rozaduras, inflamaciones o rojeces. Y si se detectan heridas, acudir al profesional médico.
  • Higiene e hidratación diaria de los pies.
  • Movilizaciones y ejercicio para mejorar la circulación, así como evitar posturas no adecuadas.

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?