LOS DESÓRDENES ALIMENTICIOS EN PERSONAS MAYORES

Alimentación Personas Mayores

La desnutrición y los malos hábitos alimentarios afectan la salud física y mental de los adultos mayores. Deben cubrir las necesidades nutricionales y así prevenir la aparición de muchas enfermedades. Estos trastornos son más comunes en las mujeres. Los estereotipos sobre los estándares de belleza física de una mujer se han promovido repetidamente. Un estigma social que aún es difícil de romper y puede conducir a la depresión.

Deterioro físico y psíquico inherente al proceso de envejecimiento
, transformación corporal y estrés provocado por hechos traumáticos (ej. muerte de un ser querido, liberación de un hijo, jubilación…) comportamiento errático.

Los trastornos alimentarios son trastornos mentales que definitivamente afectan a los adultos mayores. Los adultos mayores pueden haber tenido la enfermedad a una edad temprana sin ningún tratamiento. O lo trataron y lo pusieron en remisión, pero volvió en la edad adulta. O por primera vez cuando ya son mayores, debido a un evento estresante en su vida.

Estos trastornos mentales a menudo son el resultado de un enfoque excesivo en la apariencia o la imagen corporal. El propio proceso de envejecimiento provoca debilidad muscular, pérdida de resistencia ósea, piel seca, arrugas… Todos estos cambios fisiológicos pueden dar lugar a una serie de complejos que destruyen la autoestima del anciano y conducen a la depresión.

 

TIPOS DE DESORDENES ALIMENTICIOS.

  • Hiporexia o desnutrición
    La persona mayor va perdiendo el apetito de forma progresiva, al perder el interés por los alimentos al no poder saborearlos, provocando una perdida de peso considerable. Afecta mayoritariamente a los mayores de 80 años que se sienten solos, tienen una baja autoestima o su estado de salud se encuentra muy comprometido. Las consecuencias pueden llegar a ser gran gravedad, si se produce una desnutrición, provocando una serie de infecciones. Por esta razón es importante, que los cuidadores conozcan los platos favoritos de la persona mayor, realizar más tomas diarias, pero de menor cantidad, aunque con mayor aporte calórico.

 

  • Anorexia nerviosa
    La persona mayor con este trastorno de la conducta alimentaria tiene una idea desfigurada de su cuerpo. Se ve con más peso del que realmente tiene si se mira a un espejo. Empieza a aborrecer su imagen hasta tal punto de llevar a cabo una restricción de la ingesta de alimentos extrema. Esta perdida de peso extrema, pude llevar a un estado de desnutrición y deshidratación muy grabe. Es de vital importancia, que los cuidadores acompañen a la persona mayor en cada comida para vigilar su conducta, observar su estado de ánimo, llevarlos a terapia psicológica para chequear su salud mental y garantizar la correcta administración de la medicación (en caso de que fuese necesaria.

 

  • Bulimia nerviosa
    Este desorden alimenticio es mucho más radical que la anorexia nerviosa. La persona mayor no se siente a gusto con su cuerpo y lucha para conseguir la imagen deseada a costa de lo que sea, ya sea vomitando o tomando laxantes después de comer para eliminar la mayoría de alimentos ingeridos.

 

Desde Cuidamos Mundi, estamos muy concienciados por la salud mental de nuestros usuarios y usuarias. Nuestro cuidadores/as son profesionales capacitados para atender a personas mayores dependientes con cualquier tipo de alteración de tipo emocional, cognitivo y/o comportamiento. No dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de escuchar tu caso y poder dar una respuesta profesional, humana e inmediata a tus necesidades.

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?