ICTUS SECUELAS. CUIDADOS EN PERSONAS MAYORES.

DESCRIPCIÓN ICTUS SECUELAS Y SINTOMAS.

El Ictus o accidente cerebrovascular (ACV) es un trastorno de la circulación cerebral que altera una parte del cerebro y su inicio puede ser súbito o gradual. Afecta cada año alrededor de unas 120.000 personas en España, de los cuales 80.000 fallecerán o quedarán con una discapacidad de por vida.

Los ictus son de inicio súbito y de rápido desarrollo. En algunas ocasiones, un ictus puede ir empeorando a lo largo de horas, incluso durante uno o dos días, a medida que se va necrosando, afectando un área cada vez mayor de tejido cerebral. Es por ello, que el tiempo es fundamental en el ictus. Percibir sus síntomas y actuar cuanto antes, es básico para asegurar la máxima recuperación del mismo.

Debemos tener claros cuáles son los síntomas del ictus cerebral:

  • Debilidad y pérdida de sensibilidad. Pérdida repentina de fuerza o entumecimiento de cara, brazo o pierna, especialmente en un lado del cuerpo.
  • Confusión. Dificultades para hablar o entender lo que se le dice.
  • Pérdida total o parcial de la vista. Problemas para ver con uno o ambos ojos
  • Desequilibrio. Pérdida de la estabilidad y de la coordinación, problemas para caminar y para coordinarse.
  • Dolores de cabeza. Severos y sin causa aparente.

¿CÓMO SABER SI ALGUIEN ESTÁ SUFRIENDO UN ICTUS?


El tiempo que pasa desde que comienza a producirse el accidente cerebrovascular hasta que se aplica un tratamiento adecuado es fundamental para una recuperación sin secuelas. Ante cualquier sospecha de ictus se deben realizar estas comprobaciones:

  • Sonreír (evaluar si existe asimetría facial): debido a la cantidad de músculos implicados en este gesto, una sonrisa puede demostrar si la persona tiene dificultades de movilidad. En caso de ictus, presentará gestos asimétricos.
  • Levantar los brazos (evaluación de la fuerza): las personas con síntomas de ictus pierden fuerza en las extremidades, por lo que levantar las extremidades superiores ayuda a detectar este accidente.
  • Hablar (evaluación lenguaje): la dificultad en el habla y en el entendimiento es otro de los síntomas del ictus cerebral. Si se está produciendo el ictus, la persona no hablará con claridad.

En cualquiera de estos supuestos, y aunque los síntomas hayan sido transitorios, es de vital importancia acudir a un centro sanitario sin demora, puesto que algunos tratamientos sólo son efectivos en un corto periodo de tiempo tras el inicio de los síntomas, en concreto en las primeras horas.

TIPOS DE ICTUS.

  • Ictus isquémico: este tipo de diagnóstico del ictus representa cerca del 85% de los casos. Se debe a la obstrucción de una arteria cerebral. Debido a este bajo flujo de sangre, se pueden producir infartos cerebrales irreversibles.
  • Ictus hemorrágico: también denominado hemorragia cerebral, este tipo de ictus se debe a la rotura de una arteria y al posterior derrame de la sangre en el cerebro. Se produce una falta de riego consecuente en una parte del cerebro, además de una compresión de estructuras del sistema nervioso central. Generalmente, se debe a la hipertensión arterial, al consumo de alcohol, a determinadas enfermedades de la sangre, al uso de fármacos anticoagulantes o al consumo de drogas. El 15% de los casos pertenecen a esta tipología.


EL TRATAMIENTO DE LOS ICTUS EN PERSONAS MAYORES.

  • Terapia farmacológica: algunos de los objetivos a tratar mediante la terapia farmacológica pueden ser el control del dolor, el tratamiento de la espasticidad secundaria o la depresión. Además se utilizan tratamientos farmacológicos de la patología que haya causado el ictus.
  • Terapia psicológica: los problemas motrices experimentados por los enfermos a causa del ictus hacen que, en muchas ocasiones, caigan en depresión. La frustración que produce esta nueva situación causa, a veces, una bajada de la autoestima. Por ello, la terapia psicológica es el tratamiento del ictus más idóneo en estos casos.

LAS SECUELAS.

Un accidente cerebrovascular tiene una alta tasa de mortalidad, y presenta secuelas importantes para aquellas personas que la superan.

Las patologías más comunes de personas que han sufrido un ictus:

  • Trastornos del lenguaje y visuales.
  • Déficits cognitivos.
  • Trastorno de la sensibilidad.
  • Pérdida de control de movimiento o pérdida de equilibrio.
  • Pérdida de fuerza.
  • Espasticidad.
  • Dolor superficial.
  • Disfagia.
  • Incontinencia urinaria.

LOS CUIDADOS CENTRADOS EN LA PERSONA.

Las enfermedades cerebrovasculares, como el ictus, son la tercera causa de muerte en el mundo occidental y la primera causa de invalidez entre los adultos. En Cuidamos Mundi, ponemos a tu disposición a nuestros mejores profesionales y nos caracterizamos por una atención especializada, para garantizar unos cuidados domiciliarios centrado en las necesidades de cada persona, para garantizar que la persona mayor, que ha sufrido un ictus, pueda reincorporarse a la vida cotidiana con la mayor normalidad posible.

LA AYUDA A DOMICILIO.


A continuación te damos una serie de consejos para la vida diaria en casa después del Ictus. Esta serie de actividades de forma parte de nuestro que hacer diario en los servicios de Ayuda a Domiclio que ofrecemos desde Cuidamos Mundi.

  • Actividades cotidianas: Es importante que la persona mayo realice las actividades diarias que le aportan autonomía tanto en el hogar como en el ámbito social. Si presenta dificultades, puede recurrir a la terapia ocupacional
  • Aseo e higiene personal. Cuidar la higiene es importante, sobre todo en personas con incontinencia, para evitar infecciones. En la medida en que el mayor sea capaz, es bueno fomentar la máxima autonomía. Siempre que el usuario/a sea capaz de ayudar en el proceso, debemos potenciarlo. Si el aseo se produce en el aseo, es preferible que este este adaptado. Ducha en vez de bañera, que esta disponga de asiento y agarraderas, Por otro lado, si el aseo se realiza a personas encamadas, deberemos extremar la precaución, y realizar una higiene personal adecuada para evitar escaras y otros problemas de piel.
  • Vestirse. Es una tarea importante para aumentar la independencia del enfermo. Debe hacerlo sin ningún tipo de ayuda, reservando las intervenciones del cuidador solo para aquello que no puede hacer.
  • Alimentación e hidratación. Los cuidados tras el ictus incluyen una alimentación equilibrada para el mayor, siempre potenciando la máxima autonomía En caso de disfagias, es necesario ayudar y adaptar la dieta a su condición.
  • Movilización. Cuando existe inmovilidad, los cuidados tras el ictus indican acomodarlos en la cama con cojines y cambiarlos de postura cada 3 o 4 horas para evitar úlceras por presión. Además, el cuidador siempre debe dirigirse o acercarse a él por el lado afectado para estimular su recuperación.
  • Comunicación. Aunque tenga dificultades para expresarse, fomentar la conversación es muy positivo. Hay que procurar hablar con frases cortas y facilitar las respuestas ofreciéndole distintas opciones.
  • Ocio y Tiempo Libre. Es fundamental en los cuidados tras el ictus que el mayor tenga ratos de ocio. En estas ocasiones, es necesario adaptar las actividades a sus limitaciones.
  • Sueño. Dado que el descanso nocturno es importante, debemos controlar periodos excesivos o prolongados de sueño diurno.

Deja un comentario

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿En qué podemos ayudarte?